SOSPECHO QUE YA LLEGUÉ A VIEJO…..


Ya me ve viejo la gente en los diferentes lugares a donde voy, por ejemplo cuando busco trabajo, no me lo dicen directamente pero hacen comentarios como: El trabajo que hacen nuestros empleados es muy pesado y todo el día están en movimiento, ¿Cree usted que puede hacerlo?

Personas que no me conocen se dirigen a mí como: ¿Oiga Don quiere decirme que hora tiene por favor?

O de esta de esta manera: ¡No Don, la verdad es que gente ya mayor como usted me merece respeto!

Si es una compañera de trabajo me dice muy amablemente cuando me saluda: Buenos días Don Carlitos, ¿como está?

Yo tengo el habito que me inculcó mi Señor Padre de caminar erguido y a paso fuerte y no faltó quien dijera: Adiós Don Carlos, ¿Fue usted deportista cuando era joven?

Aunque no es lo recomendable, al bajar del camión de carga donde hago mis entregas hay ocasiones en las que me sujeto de una cuerda y de un salto voy al piso; y no faltó alguien que exclamara: ¡Wow!

Y yo les sigo la corriente….

Si estamos comentando algo un pequeño grupo de 5 o 6 empleados esperando la hora de entrada al trabajo o algo así y pasa alguna chica y todos le dicen piropos, menos yo, alguien pregunta, ¿Por qué usted no le dice nada? …….Le digo: No, qué tal si me hace caso, ¿Qué voy a hacer?

Pero la realidad es que ciertamente ya no soy muy joven pero estoy orgulloso de que todavía estoy en magnificas condiciones para lo que se necesite; así que no dejo que esas cosas me molesten. Si he de ser sincero, sucede que tengo mi cabellera completamente blanca y de pilón generalmente llevo la barba completa; blanca también desde luego…. Hasta aquí la dejamos.

13 Respuestas a “SOSPECHO QUE YA LLEGUÉ A VIEJO…..

  1. ¡Como me encanta esta entrada de blog!
    “…No, qué tal si me hace caso, ¿Qué voy a hacer?…” Ja ja😉

  2. Eso es lo importante, como nos sentimos.

  3. Yo me siento físicamente como hace 30 años mi amiga; allá cada de vez en cuando y no por mucho tiempo. Me refiero desde luego a cosas como para jugar futbol, o para bailar toda la noche, etc., etc.

  4. Me gusta leerte , por internet , no hay muchas paginas , que se puedan decir que escriban , con propiedad ,humildad respeto .. encantada de seguir tu publicaciones .. un abrazo en la distancia … te leo siempre …

  5. ¡Tú me caes bien, es que es imposible resistirse a los halagos, pero me gusta tu trabajo independientemente de la simpatía que te tengo!

  6. Q haya nieve en el tejado no significa q no haya fuego en la chimenea.

  7. En eso estoy de acuerdo, espero que todo mejore pronto para poderte un día invitar a que visites México.
    ¡Siempre es un gusto charlar contigo…..!

  8. Gracias.

  9. ¿Así que no se acompasa la imagen propia con la del entorno? Y, muchas veces no es placentera, ¿verdad? Pues, ¡ea!, es lo que hay: nada nuevo bajo el sol. Nada nuevo Carlos, salvo en muy pocos estupendos. Corregir todos debemos para nos mismos y para otros. Y por otro lado la educación está muy bien.
    Ten ánimo, y que tu ser y brío manden. Saludos…

  10. Tan agradecido te quedo…
    Estoy en el estado especial que depara la jubilación de mi mujer, en lo debido y especial, y por eso estos parones en el blog.
    Tu buen sentir y razonar, lo entenderá perfectamente.
    En tu fina amabilidad, mi capítulo de gracias y todo un abrazo.

  11. gaviotasinamor

    Pues yo te veo muy bien, en fin ponle ánimo a al vida
    Feliz lunes cantador

  12. gaviotasinamor

    Pues me alegro por ello ajajajaaa
    saludos

  13. No había cumplido aún los 40 cuando una mañana, en un restaurante Burger King cercano al diario en el que trabajaba entonces, tres chicas hacían fila para comprar el desayuno. Una de ellas deseaba café con leche, pero no tenía más plata consigo. Yo, caballeroso, le dije con un aventurado tuteo mientras extendía un billete de Q5: “Toma, yo te invito”. La chica de marras me vio de pies a cabeza y respondió: “No, gracias, don”. En noviembre cumpliré los 47, pero un padecimiento crónico que soporto desde 1993 me ha hecho envejecer prematuramente.

    Hace unos meses, un médico me recetó geriátricos y algo para fortalecer mi malogrado cerebro, ya que además soy psicópata maniacodepresivo desde 1972, lo cual me ha causado no menos de un millón de problemas, pero con lo cual he ido aprendiendo a sobrevivir, aunque no a vivir, pues la soledad es una amarga compañera. El médico me dijo: “Por favor, no se ofenda, pero a usted hay que tratarlo como si de un anciano se tratase, dada su condición”.

    Así pues, soy un anciano de 47 años. Duermo con dificultad, a veces me cuesta concentrarme, ya no escribo con la asiduidad de hace unos años, padezco de neuropatía periférica, me duele la espalda al bajar del autobús, padezco de migrañas constantes, extrañas manchas, dolores raros que vienen y van, soy incapaz de abrir la tapa de un frasco de mayonesa.

    Cuando la muerte me pille, que será dentro de poco, no me asustará en absoluto. Estoy totalmente preparado. He sobrevivido a un accidente aéreo, a un cáncer, a ocho asaltos a mano armada, a accidentes varios. Solamente lamento encontrarme en el paro, y precisamente porque a pesar de haber recibido hasta premios y elogios por mi buen trabajo, nadie quiere darle empleo a alguien con “mis problemas”, así de problemático, y, como dijo cierto jefe de redacción de un diario guatemalteco: “Gente de esa clase no vuelve a trabajar aquí”. Con eso se refería a gente que no va siguiendo al rebaño mansamente, pues el mundo es de los borregos.

    Así que mis sospechas están más que fundadas. Las mías no lo son. Son absolutas certezas. Soy un viejo de 47 años.

Deje un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s