TÚ NO ERES EL QUE HACE LA POESÍA


Tú no eres el que hace la poesía, tampoco tu prosa

Solo eres el que lleva a la pluma de la mano

Mientras que ella danza sobre la hoja blanca de papel

Con tus artes de mimo gesticulas para guiarla

Y haces suertes y movimientos  con todo el  cuerpo

Para pedirle que siga los acordes de la melodía

Que no te está motivando sino exigiendo que escribas

Y esa música brota irremediablemente de tu alma

Sí, pero no fuiste tú el que la puso allí; fue el amor

Fue aquel par de enamorados hace ya algunos años

Cuando supieron como habrías de llamarte

Inclusive antes de que te llegaran a concebir

Tú no aportas tampoco  la belleza a tus  palabras

Solo describes lo que es belleza, pero ella te atropella

Ella te somete, ella te enajena, ella te enerva

Y a veces solamente con una mirada te envenena

Por la belleza yo sin problema alguno suelo sucumbir

Y no tengo ningún inconveniente de vivir  para ella

Solo me resta definir qué es para mí  belleza

¡La belleza es tener a mi amor a mi lado para toda la vida!

Si no lo tuviera, no me importaría nada morir

3 Respuestas a “TÚ NO ERES EL QUE HACE LA POESÍA

  1. gaviotasinamor

    ¡La belleza es tener a mi amor a mi lado para toda la vida!
    Me parece tan hermoso ver un amor así después de tantos años!!
    Felicidades Cantador sigue cantándole a la vida asi
    Feliz día de todos los santos

  2. Es que a ella es imposible no quererla, gracias….

  3. Amigo: veo un poema con materia de fondo, con líneas de formalidad lograda; esos asuntos casi misteriosos que arman o tejen amor y belleza.
    Son palancas que nos mueven hasta lo indecible, aunque conceptualmente sean muy intricadas y poco sujetas a ser atadas. Pero la belleza es un gran bien general, como el amor -en cualquiera de sus sentidos y grados- es, en sí, un absoluto esencial. Entretienen muchas cosas, pero, desde luego, un esencial modo personal de acceder al acto creador. El acto creador nos lleva -al que puede y lo alzanza, y allí en la materia que sea- a ser seres cualificados, casi semidioses. Por eso a esas personas las peraltamos en nuestras almas, y con eso, ineludiblemente, en nuestros cuerpos. Somos una unidad unívoca.
    Insisto: has escrito algo muy bello y que amor trasciende. Entonces, desde mi condición pequeña, acepta que te felicite. Es muy justo.
    Un enorme abrazo, Carlos. Y en lo justo bello, que pases un día en el tono conveniente.

Deje un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s